Enero de 2011:

Los niños con discapacidad auditiva se enfrentan con más desafíos en la escuela 

La pérdida de audición sin tratar puede afectar en la capacidad de aprendizaje del niño e influir en sus calificaciones.

Incluso una pérdida de audición mínima repercute en el rendimiento escolar del niño en comparación con sus compañeros con audición normal. Tener una audición reducida sin tratar puede desencadenar dificultades sociales, emocionales y de aprendizaje a largo plazo en el niño, según el instituto norteamericano de la audición, American Better Hearing Institute.

Entre los niños en edad escolar, uno de cada 20 tiene pérdida de audición al menos en un oído, según informa un estudio de la Escuela Universitaria de Medicina de Washington en St. Louis.

Incluso una pérdida de audición leve sin tratar puede causar problemas en la escuela. Por eso, es muy importante estar pendiente de los signos de la pérdida de audición en los alumnos. Los niños con discapacidad auditiva pueden experimentar problemas al acudir a una escuela ordinaria, a no ser que reciban la ayuda y el apoyo adecuados.

Pérdida de información

Hasta un 90 por ciento del aprendizaje de los niños se atribuye a la escucha incidental de las conversaciones de su entorno. La pérdida de audición de cualquier tipo o grado en un niño puede por tanto suponer una barrera para la capacidad de oír de forma casual y aprender del entorno, además de perderse una gran parte de lo que se enseña en clase.

Un estudio alemán descubrió que los niños con problemas de audición tenían peores calificaciones de media que sus compañeros normoyentes. La nota media de los alumnos con problemas auditivos era entre 0,2 y 0,3 puntos menos que la nota media de los niños que tenían una audición normal, en una escala de calificaciones del 1 al 6 en matemáticas, lengua alemana y educación física.

Clases ruidosas

Un estudio llevado a cabo por la organización de consumidores y usuarios en España, la OCU, realizó mediciones de los niveles de ruido en 10 escuelas de primaria en Madrid y Barcelona, España. Los resultados muestran que los niveles de ruido en el exterior de las escuelas oscilaban entre 53 y 76 dB durante las horas lectivas.

Otro estudio realizado por la Universidad de Oldenburg en Alemania confirma que hay demasiado ruido dentro de las aulas. El ruido registrado durante una clase ordinaria en una escuela de primaria alcanzaba niveles de entre 70 y 77 dB.

Más información en: